jueves, 14 de enero de 2010

Con el alma en los pies...

Nunca antes en mis años como ANA había estado tan mal de ánimo... Mis amigas cada día me apoyan menos en mi situación, no entienden que yo no quiero ser como ellas, comiendo grasas a todas horas y lo peor de todo es que no tienen remordimientos...
Nunca me había sentido sola rodeada de gente, gente que te juzga por ser diferente, gente que se dedica a hablar de tu vida por que la suya es demasiado aburrida para ser mencionada, gente que nunca sabrá lo que es estar delgada o al menos intentarlo por que nunca han sabido parar y decir: QUIERO ESTAR DELGADA, PUEDO ESTAR DELGADA, VOY A ESTAR DELGADA. Y TENGO LA SUFICIENTE FUERZA INTERIOR PARA ESTARLO.Sólo quiero que me dejen vivir, que me dejen en paz, y que no me rallen la cabeza con las palabras COMIDA y ES POR TU BIEN...
Hoy aún no he tomado más que un café y estoy feliz por ello pero aún quedan algunas horas y seguro que viene alguien y me lo jode...